Las cadenas de la libertad

La prédica abstracta de la libertad lleva al oprimido a la lucha por la libertad de su opresor de poder oprimirle. Te venden una libertad imprecisa y utópica por el precio de tu libertad diaria, te hacen cambiar tu libertad real por una promesa de la oportunidad de una libertad más amplia que solo ellos disfrutan gracias a tu renuncia de tu libertad concreta y real.

Leyendo el párrafo anterior te preguntarás de quién se habla y cuál es su contexto, bien ahora lo explicamos y lo entenderemos a la perfección a lo largo del texto. Hoy en día vivimos en un mundo globalizado donde su sistema es el capitalismo, pero no es suficientemente liberal para algunos que protestan en contra del intervencionismo en los mercados por parte de los gobiernos, un intervencionismo que fue haciéndose necesario a causa de los abusos que cometían los capitalistas que empezaban a acumular poder según acumulaban riqueza desde que este sistema tomara las riendas con la Revolución Industrial donde en la misma Europa trabajaban niños y morían trabajadores exhaustos de la intensidad laboral y las horas que dedicaban a trabajar, esto aún sucede en otros lugares del mundo, pero aquí se frenó por la implantación de leyes que limitaban abusos de tal calibre gracias a la presión laboral y sindical, aunque la presión de los capitalistas, o sea de quien posee el dinero en su mayoría, también ha logrado que tales leyes no sean del todo justas para los trabajadores y, aunque limiten los abusos, beneficien siempre al capitalista, consiguiendo tan solo que dichas leyes solo apacigüen a los trabajadores. Se podría decir que los llamados “liberales” quieren dar rienda suelta a las personas que no solo tienen la potestad de cometer tales abusos, sino que los cometen en los lugares del planeta donde tienen la posibilidad, una libertad que aumenta la desigualdad y por lo tanto disminuye la libertad de los desfavorecidos de tal desigualdad.

Por lo tanto los liberales defienden su ideología a través de medias verdades, al igual que usan la libertad de forma general y abstracta también utilizan otros datos utilizándolos de forma global sin especificar para llevar al engaño, se valen de inconcreciones para apoyar sus ideas alejándose de la realidad, por ejemplo cuando defienden que sin intervención estatal que imponga un sueldo mínimo e indemnizaciones por despidos habría más trabajo, y hay que darles toda la razón, pero lo que ocultan es la calidad de dicho trabajo, el trabajo sería precario en condiciones cercanas a la esclavitud, y por esa razón estas medidas fueron a causa de la presión de los mismos trabajadores y en contra de la voluntad de los capitalistas, no hay que ser un lumbreras para deducir si el problema, entre otros, es el sueldo mínimo es que lo que quieren es pagar menos, también están en contra de los impuestos, y otra vez utilizan medias verdades como que los impuestos agravan los productos, pero no dicen que esos impuestos están, o al menos esa es su finalidad, para cubrir los servicios mínimos y esenciales que muchas personas no pueden permitirse y muchas menos podrían si no hubiera un sueldo mínimo evitando que el capitalista pague lo que él quiera, es decir, esos impuestos son una tirita para remendar las deficiencias y desigualdades del capitalismo. Por otro lado hay que hablar del liberal sin medios de producción y sin tener un puesto privilegiado, como asesor o consejero, que también serían víctimas de tales actos abusivos, aunque podría ser que no les pareciera tan mal estar en una posición con condiciones similares a las de un esclavo ya que en su argumentación vemos cierta docilidad al poderoso, siempre glorificando al empresario y estigmatizando al obrero, justifican tanto la riqueza de uno como la pobreza del otro, alegan que el obrero cobra lo que produce y que el empresario merece lo que tiene por su esfuerzo y riesgo, debe ser que el trabajador no se esfuerza dedicando su día a día al trabajo por un sueldo que le da para poco más que subsistir y teniendo la responsabilidad de una familia evitando que pueda arriesgar lo poco que tiene ya que va destinado a su familia, evidentemente obviamos aquí la falsedad de que el obrero cobra lo que produce porque sabemos a ciencia exacta que cobra mucho menos y es de ahí de dónde saca el capitalista su beneficio, de ahí el miedo de los capitalistas a las huelgas de trabajadores, nunca habrá una huelga de capitalistas porque la producción no se vería afectada ni un poco.

“Los capitalistas siempre han llamado libertad a la libertad de los ricos para amasar fortunas y a la libertad de los trabajadores para morirse de hambre”. Vladimir Lenin.

Hablando de la glorificación del empresario y estigmatización del trabajador hay que mencionar el afán de justificar acciones inmorales que tienen los liberales, pero esto nos abre el camino para demostrar que su ideología no mira por las personas, sino por el dinero exclusivamente. Nos referimos a justificar acciones como desahuciar a personas y dejarlas en la calle negando su derecho a un hogar dando prioridad a los intereses de un banco  o prestamistas y no al de las personas, incluso cuando son familias con niños o personas de tercera edad en las que sus posibilidades de salir de una situación de exclusión se acercan a cero, alegando para defenderlo que han firmado un contrato, y lo dicen como si hubieran vendido su alma al diablo cuando en realidad han hecho lo posible para tener un hogar.  Llegando a depender para remendar estas situaciones de la solidaridad ciudadana ante este tipo de situaciones como cuando el equipo de fútbol Rayo Vallecano, a manos de su entrenador por entonces, Paco Jémez, se dispuso a pagar el alquiler de una anciana en el barrio madrileño de Vallecas que perdió su casa por avalar a su hijo, ¿qué libertad puede disfrutar una persona sin hogar? Sin lugar a duda, la única libertad de la que dispone es la de aceptar cualquier opción que le prometa salir de esa situación por mala que sea o seguir desamparada. Nunca les veremos alarmarse porque las empresas energéticas suban sus precios a tales cantidades que muchas familias no puedan permitirse encender la luz y vivan, en pleno siglo XXI, ¡a base de velas! Evidentemente justificaran estas subidas con la libertad de las empresas de hacerlo ¡bendita libertad! Y lógicamente ya que defienden lo privado, ya que según ellos la libertad es que quien más dinero posea controle la economía y por lo tanto las posibilidades sociales de los ciudadanos ya que no vivimos en cuevas y necesitamos del dinero para subsistir y relacionarnos socialmente y de esta forman controlan también la libertad de estos ciudadanos, defienden que la salud y la educación debe ser privada apoyándose en que así es más eficiente, esta barbaridad se apoya, como siempre, en medias verdades, para empezar reciben ayuda de dinero público, aquí no les vemos criticar la intervención estatal ya que les beneficia en sus intereses, también ocultan la cantidad de recortes que están sufriendo en los últimos años haciendo que su calidad a la hora de atender al mayor número de personas se vea comprometida, pero evidentemente, tanto la salud como la educación privada, tienen mucha menos clientela pudiendo agilizar y centrarse más en sus alumnos/pacientes, pero esto solo funciona porque se complementa con los servicios públicos porque obviamente no tienen que centrarse en la totalidad de la población, solo en un sector dispuesto y con economía suficiente. Ahora hablemos del caso en que sus deseos se hicieran realidad y se privatizaran, qué sucedería con las personas que no pudieran permitirse esos derechos básicos convirtiéndose en privilegios, familias enteras quedarían excluidas sin poder “permitirse” enfermar y sin pagarse unos estudios que les den oportunidades, claro que vemos a muchos economistas liberales que han estudiado en universidades privadas pagadas por sus familias sin tener que trabajar para pagarse los estudios haciéndoseles muy fácil así defender el liberalismo.

La libertad se puede medir por la cantidad de opciones a elegir disponibles, una persona sin opciones no puede elegir y por lo tanto no es libre, que es lo que le sucede cuanto menor sea su poder adquisitivo.

“El mercado está en manos de los poderosos. Dicen que el mercado es la libertad, pero a mí me gustaría saber qué libertad tiene en el mercado quien va sin un céntimo. Cuando se habla de libertad hay que preguntarse: ¿La libertad de quién?”. José Luis Sampedro.

Continuemos hablando del ideal del liberal, viviendo en el sistema que ellos defienden no les queda otra que, viendo sus deficiencias, tirar de ortodoxia ideológica para justificar esas deficiencias, es decir, critican el “capitalismo de amigos” pidiendo que el liberalismo sea, si aún cabe, más radical. Y al César lo que es del César, el estatismo o intervencionismo en el que vivimos no mira ni por la gente ni por el medio ambiente sino por ellos mismos, su clase social y su entorno. Sus leyes, reglamentos, decretos, medidas administrativas, etc. benefician por regla general a las multinacionales y empresas y sectores con influencia como con las empresas energéticas en las que muchos políticos acaban después de su vida política en la que han favorecido a estas empresas, y vemos que lo hacen de diversas formas como poner trabas a las energías renovables y permitiendo la prolongación de la vida de los reactores a las empresas propietarias, y en lo que habría que darles la razón es que sin un gobierno que proteja a las empresas energéticas, como sucede en España que siendo el país de Europa con más luz solar están prohibidas teniendo que depender de las empresas eléctricas llegando a poner un abusivo impuesto a quienes tengan paneles solares evitando el autoconsumo y obligando a los ciudadanos a depender de ellas y de tal forma que estas empresas no se vean obligadas a adecuar sus precios a los ciudadanos y a utilizar fuentes de energía renovables siendo las empresas más contaminantes de España las compañías eléctricas (Endesa, Gas Natural Fenosa, Edp, E.on e Iberdrola). Qué nadie se extrañe si estos políticos acaban en las administraciones de dichas empresas. Y es ahí donde tienen razón, donde un gobierno favorece a unas empresas destructivas y abusivas el gobierno sobra, pero de lo que no se dan cuenta es que es un gobierno que actúa para las empresas privadas y no para el pueblo, un gobierno que si lo eliminamos el poder cae directamente a las empresas que presionan y son favorecidas por ese gobierno, y dejándolas el poder a ellas, con el poder económico del que disponen, buscarán y encontraran la forma de aprovecharse de ello, sin olvidarnos del resto de empresas que no son de energía, pero que sí la utilizan, que sin un control sobre los gases de CO2 que expulsan y de sus repercusiones en el medio ambiente cabalgarían a sus anchas sin preocuparse del medio ambiente ni de las repercusiones sociales, solo buscando el mayor beneficio económico, ya que sus ideas se basan en la producción sin barreras éticas, por lo tanto sus soluciones solo sustituirían unos problemas por otros, o acaso esperan que lo que hacen a día de hoy, incluso saltándose la ley, dejen de hacerlo sin un poder coactivo que las obligue, cuando conocemos casos como de empresas como Estée Lauder, Revlon o Loreal a sabiendas de que las pequeñas bolas de plástico que utilizan en sus cosméticos llegan al mar en miles de toneladas al no ser atrapadas por los filtros de las depuradoras por su pequeño tamaño, teniendo que ser prohibidas en países abanderados del liberalismo como es EE. UU. y en proceso tal prohibición en países como Canadá, Suecia, Dinamarca…, también volvemos a las empresas energéticas donde tienen en su personal directivo a políticos implicados en la concesión de permisos, como es Fenosa, como intentan explotar el parque natural de Doñana para extraer gas natural, si privatizamos ese parque podemos darlo por perdido ya que pasaría a pertenecer a una entidad con intereses económicos, a no ser que se tenga la gran suerte de que lo compre un empresario concienciado con el medio ambiente, pero demasiada suerte habría que tener siendo innecesario jugársela así. Pues con las limitaciones gubernamentales que existen para evitar estos actos excesivamente perjudiciales, exorbitantes según ellos, solo existen para apaciguar a ecologistas y ONGs, ya que se les permite hacer mucho más de lo legalmente establecido escaseando los controles para cerciorarse del cumplimiento de las leyes. Esto los liberales lo entienden perfectamente por eso tienen que salir con argumento falsos como negar el calentamiento global, argumentando que los sucesos que evidencian tal calentamiento son a causa de procesos naturales que serían de igual forma aunque no hubiera mano humana de por medio, evidentemente este argumento suyo carece de todo tipo de respaldo científico siendo los mismos que se benefician de los medios contaminantes quienes niegan sus efectos nocivos, pero cualquier personas con un poco de crítica innata se preguntaría a quién le beneficia inventarse el calentamiento global, a priori no encuentro a nadie, es más, quienes protestan y luchan contra este calentamiento tienen grandes pérdidas, pero si te preguntas a quién le beneficia que se oculte y no haya restricción alguna sale una larga lista de empresas y políticos con abundantes interese económicos.

“El capitalismo tiende a destruir sus dos fuentes de riqueza: la naturaleza y los seres humanos”. Karl Marx.

Empezamos a conocer al liberal, él critica constantemente todas las ideologías basadas en la colectivización, ya que para ellos el individualismo prevalece al colectivo, estas ideas que critican evitan que un individuo se enriquezca mientras otros sean pobres, se defienden utilizando la libertad de forma abstracta, evitando que al especificar que la libertad que defienden es económica y la de hacerse rico aunque sea a costa de los demás, alegando que la sociedad corta la libertad individual (evidentemente prefieren que sea un individuo el que corte la libertad al resto de la sociedad, y si ellos son ese individuo mucho mejor), también comparan tramposamente la productividad de unos países con otros, evidentemente utilizan las falsas verdades que tantos les gustan, comparan países con contextos territoriales diferentes, como comparar países con gobiernos antiglobalizadores del Caribe con países nórdicos, lo lógico sería compararlos con ellos mismos antes de esos gobiernos o con países de su alrededor, pero eso no les interesa, al igual que no les interesa comparar datos sociales como la educación o la salud, exclusivamente comparan datos económicos, pero datos económicos generales sin especificar, como es el producto interior bruto (PIB) el cual les interesa mucho, como todas las medias verdades, porque no identifica las diferencias económicas en el país, si una pequeña porción de la población tiene una barbaridad de dinero y el resto no tienen apenas nada el PIB quedaría corrompido ya que los que tienen mucho aumentarían la cifra dando lugar a que el dato no sea realista, pudiendo sustituir el PIB por otros indicadores como el índice de desarrollo humano (IDH), desarrollado por la ONU, que añade al PIB la alfabetización y la esperanza de vida o el índice de bienestar económico sostenible (IBES), propuesto por los grupos antiblobalizadores, en el que tiene en cuenta rasgos como el consumo privado, la degradación ambiental, el gasto en seguridad…. También comparan países pobres con ricos alegando que los ricos lo son gracias a su libertad económica, pero omiten que esos países pobres también están en ese sistema capitalista que tanto defienden, y siendo, como dicen, menos liberales cómo permiten los abusos de las empresas de los países ricos en estos, ¿cómo justifican estos abusos?, ¿culparán a los impuestos a pagar por explotar a la población de ese país?, si es así ¿por qué no llevan su industria a los países con más libertad económica y así no tener la necesidad de explotar? Porque que sepamos las empresas privadas que recorren el mundo buscando a quién explotar lo hacen desde su libertad, nadie le obliga más que el mercado competitivo del sistema.

“Los capitalistas llaman libertad a la libertad de los ricos, a la libertad de comprar a la prensa, de utilizar la riqueza, de manipular y apoyar la opinión pública”. Vladimir Lenin.

  • Libertad llevada a la práctica

Vemos repetidamente como la libertad de unos no deja de aumentar mientras la de los demás disminuye careciendo de opciones, opciones dadas por los que disfrutan de más libertad que no es casualidad que también sean los que más poder adquisitivo tienen. Está muy bien hablar de libertad, pero si no se profundiza en ella lleva a que se banalice o se idealice evitando que se lleve a la práctica. Tenemos que diferenciar entre una libertad disfrutable del caos, y aunque parezca algo contradictorio, en una sociedad, para que la libertad sea real y se pueda disfrutar debe tener un mínimo de control que la asegure evitando el caos en donde el fuerte se aprovecharía del débil arrebatándole su libertad, “la libertad de uno empieza donde termina la del otro”. A nadie le parece extraño que estén prohibidos ciertos comportamientos como robar, agredir, amenazar o matar entre otros porque estas acciones nos despoja de nuestros derechos, aceptamos que se limiten coactivamente ciertas libertades que acarrean un daño a terceros y aún así se siguen cometiendo, no estaría de más cortar la libertad de explotar a otros, aprovecharse de la necesidad ajena o cualquier otra que tenga como consecuencia un mal a terceros, de tal forma que el ciudadano se sienta seguro de poder llevar a la práctica su libertad de forma segura y de que nadie le arrebate estos derechos, ya que la seguridad garantiza en cierto modo la libertad, evidentemente cuando hablamos de control y seguridad siempre en su cierta y justa medida para garantizar los derechos que son inherentes al ser humano porque un aumento desmesurado de seguridad cortaría la libertad en vez de asegurarla. Vemos como a la hora de querer limitar estas libertades que perjudican a terceros salen liberales en su defensa con argumentos medio verídicos y oportunistas como que estas acciones crean riqueza, bajan el paro, nos facilita productos a bajo coste, que también hay empresarios honrados (esta última es mi favorita ya que admiten que la regla general es que no lo sean), etc., de igual manera como si un asesino argumentara que matar ayuda a bajar la superpoblación y el paro, que se mata principalmente a personas malas, que da oportunidades de trabajo, justificaciones que intentan buscar el lado bueno a sus acciones, pero que en ningún momento pueden negar lo malas que son y lo que principalmente se critica de ellas.

Evidentemente no existe un sistema que dé una libertad total, en todos existe un control social, lo que cambia es la forma de ejecutar dicho control, ya que es esencial en toda sociedad evitar desviaciones sociales para mantener la estabilidad y el sistema en cuestión y sobre todo su forma exclusiva de asegurar la libertad de sus habitantes. Vemos como este tema se aborda desde la educación, traspaso de valores y presión social como defienden diversas corrientes anarquistas, pero por muy que se consideren libertarios esta forma de evitar la desviación social también es una forma de control social que limita de libertad al amoldarte desde pequeño para un futuro en el que encajes en la sociedad, claro que dentro de la educación te dan “herramientas” para ser autocrítico, autónomo, creativo, crítico con el sistema en el que vive, etc., pero sin entrar en apreciación de valores sobre esta forma de control social también es una forma de cortar la libertad del individuo ya que se le amolda al sistema, como las raíces de una planta que crece en una maceta adoptando la forma de esta y no creciendo libremente en un bosque. Además quién nos asegura que el individuo no se va a desviar, y una vez desviado quién va a pararle si no existe un poder coactivo que le frene, ¿el rechazo social sería suficiente? A día de hoy existe cierto rechazo social a la corrupción por ejemplo y aun así sigue siendo un problema al orden del día, claro está que esta corrupción viene inducida por un sistema superficial y codiciosa donde vales según lo que tengas, pero al igual que en el sistema capitalista salen personas con otro tipo de valores que no sean consumistas, en un sistema con valores sociales y humanos saldrían personas que se aprovecharían para conseguir sus objetivos egoístas y en donde una vez ha fracasado el proceso de socialización no hay un poder coactivo que frene a estos individuos desviados.

Veremos a otros defensores a ultranza de la libertad abstracta, los liberales económicos, totalmente en contra de este tipo de control social porque lo consideran un adoctrinamiento, obviando que toda educación es un tipo de adoctrinamiento ya que la educación va a estar dirigida al pensamiento y conocimiento general, el cual será el que determiné la clase dominante. Pero resulta que en adoctrinamiento los capitalistas son expertos ya que toda acción humana la categorizan como acción libre como si no tuviera ninguna fuente de influencia cuando disponen, no solo del sistema educativo, sino también de los medios de comunicación, haciendo que la tv sea una fuente transmisora de valores cada vez más importante superando, incluso, a la misma familia en muchos casos, y quién si no controla los medios de comunicación si no son las grandes fortunas, o a quién pertenecen las editoriales de los libros educativos, qué intención podemos esperar de una escuela privada. Desde el mensaje de la libertad controlan todos los medios de socialización que les son disponibles, escapándose de sus manos en cierta medida internet y el seno familiar, adoctrinan hacia el consumismo y la superficialidad, pero te dirán que eres libre al poder optar por diversas opciones como varias editoriales, varias cadenas televisivas, varias escuelas…, pero no dicen que todas las opciones son la misma ya que todas están en su poder con el mismo fin de amoldar a la población a una forma de actuar que a ellos les interesa, siendo así que controlan a la población coactivamente desde el poder de sus gobiernos y adoctrinándola desde sus medios. “El lavado de cerebros en libertad es más eficaz que las dictaduras” afirmaba Noam Chomsky con gran acierto.

“La opinión pública está influida por los medios de comunicación y los medios están en manos de quienes mandan y los que mandan favorecen a los que dicen lo que a ellos les conviene y borran todo lo que no les conviene. Así que la opinión pública es, sobre todo, opinión mediática”. José Luis Sampedro.

def-_wn
Un libro de texto de Santillana donde se miente sobre el contenido de otro libro afirmando que dice exactamente lo contrario que expone dicho libro.
241226-944-534
Aquí un libro de primaria en donde a la actual concejala de la la ciudad de Madrid del Partido Popular, gran defensora del liberalismo económico, es puesta como un ejemplo a seguir en un libro de primaria.
7d4t3c8l
Libro de texto de la editorial M-aquí

 

Por lo tanto vemos como te dicen que eres libre al poder elegir, cuando las opciones a elegir son escogidas por ellos y a cuál peor, siendo habitual que todas las opciones tengan una carcasa diferente, pero iguales en esencia y resultados, siendo todas las opciones la misma. Te hacen creer que eres libre mientras haces lo que ellos quieren.

  • Feminismo en el liberalismo

A día de hoy quien no sabe la definición de feminismo es un ignorante que no quiere saber ya que su definición viene en el diccionario de la RAE como: “Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres” o si buscas en un buscador de internet la encuentras en las primeras opciones.

Los liberales están en contra del feminismo y por lo tanto implícitamente defienden el machismo, tienen para defenderse varios argumentos predeterminados que van sacando según el anterior ha sido rebatido, aunque el nuevo sea contradictorio al anterior, aquí vamos a ver unos cuantos como cuando les molesta que se llame feminismo y no igualitarismo, se les ve más preocupados por el nombre que por sus causas y objetivos, pero una vez les desmontas su absurda contraposición explicando lo que ya saben como que se llama feminismo porque la mujer es la que está por debajo se usa para especificar que la mujer esté al mismo nivel que el hombre, sin embargo igualitarismo es algo más general, cuando ya no pueden seguir con su argumentación anterior sacan la de que “la desigualdad es buena”, ¡ojo! Que han pasado de defender el igualitarismo a defender la desigualdad, pero evidentemente esa desigualdad es buena siempre que los perjudicados de dicha desigualdad sean otros, se refuerzan con una media verdad, como siempre, diciendo que todos somos diferentes y es verdad, pero tanto el feminismo como cualquier ideología que promulgue la igualdad de cualquier tipo no quiere que todo el mundo sea idéntico como si fueran clones, evidentemente, lo que quiere son las mismas condiciones, derechos, oportunidades sin otorgar privilegios sin discriminación previa alguna, ¿están en contra de esto? Sí, ya que se opone a que nadie o por lo menos dificulta que se ponga por encima de los demás y ellos quieren las mayores facilidades para ponerse por encima de los demás y claro está que el feminismo se lo impide. Cuando estos argumentos empiezan a desvelar sus verdaderas intenciones empiezan a andarse con ambages intentando llevarse el tema a su terreno para no abordar el tema directamente, llegando a usar el tema para defender sus propios intereses llegando a afirmar que el machismo existe porque las mujeres, al no estar legalizadas las armas, no pueden defenderse de igual a igual, cuando el miedo y la inseguridad es uno de los factores principales que limitan la libertad, siendo esta medida una forma represiva y descontrolada que en realidad no frenaría las agresiones machistas ya que los hombres, además de también tener dichas armas, siempre han sido más predispuestos a usarlas y a cometer actos violentos y delictivos, produciendo en la mujer la inseguridad, aun teniendo un arma para defenderse, de que el hombre sea el que tenga la iniciativa de atacarla y la ventaja a quien sabe que se va a producir, ¿o esperan que la mujer está todo el día con el arma en la mano esperando una agresión?, queda claro que vivir con miedo no es vivir con libertad, por lo que una vez más la libertad que defienden los liberales no es otra cosa que una forma de arrebatar la libertad.

También hay que mencionar las abyectas actitudes ante la violencia machista que reciben las mujeres maltratadas, dando imagen a su nula calidad moral, alegando que no es violencia machista sino violencia pasional y que las ayudas que reciben esas supuestas mujeres maltratadas las reciben porque son mujeres, su afán por negar cualquier problema que no sufran ellos les lleva al extremo de banalizar un problema de la sociedad que se llevó la vida de ¡44 mujeres en 2016 siendo uno de los años con el número más bajo!, sin contar con el escandaloso número de violaciones, agresiones, acosos… que reciben a diario y lo reciben por ser mujeres, porque solo un necio pensaría que es casualidad que las víctimas de las agresiones pasionales sean principalmente mujeres a manos de hombres. Y mencionar la falta de empatía al estar en contra de las ayudas que puedan recibir como si fueran un privilegio, ¿acaso creen que cualquiera de ellas no estaría dispuesta a no recibir ninguna ayuda a cambio de que no existiera la causa de tal ayudas?, ¿por qué no luchan por la libertad de la mujer ante el yugo de la violencia que recibe a manos de los hombres? Volvemos a ver que la lucha del liberal no tiene nada que ver con la libertad y problemas de los demás, tan solo está en contra de lo que le pueda afectar a él.

Nos queda claro que no quiere eliminar el machismo porque al hacerlo se eliminarían unos privilegios y facilidades para ponerse por encima de gran parte de la población sin ningún tipo de esfuerzo, poniéndose por encima de la mitad de la población por el mero hecho de haber nacido.

Habrá que hablar de las mujeres liberales que indudablemente estén en contra del machismo ya que les impide o por lo menos dificulta tener la libertad de ponerse por encima del resto, y una vez más vemos como los liberales están a favor de la desigualdad cuando les favorece, pero no cuando son los perjudicados, y de ahí nace el feminismo burgués donde no se lucha por la igualdad de todas las mujeres y los hombres sino donde se lucha para que algunas mujeres tengan la posibilidad de ponerse por encima del resto y tener los mismos privilegios que los hombres burgueses anteponiéndose al feminismo de clase, ya que ellas no tienen el problema de ser explotadas laboralmente y en el hogar, su problema es que no tienen la facilidad de explotar a otros y, claro está, que cobran por debajo que un hombre por el mismo trabajo, y esto se ve cuando tienen en sus casas a otras mujeres para que hagan las labores del hogar, a las cuales por regla general cobran muy poco aun sin tener contrato, dejando claro que están totalmente desvirtuadas de los verdaderos problemas de las mujeres, se podría resumir el feminismo burgués con un “yo quiero mandar, pero un hombre no me deja”.

Cada vez vemos con más claridad que su lucha por la libertad no es otra que la lucha por sus derechos y privilegios individuales sobre los de los demás, sin importarles las libertades ajenas y del colectivo, ya que exponen reiteradamente su defensa de lo individual, o sea ellos mismos, sobre el colectivo.

  • Contribución social

El liberal más consecuente defiende la privatización total de los medios de producción inclusive servicios esenciales como la salud y la educación, pero existe la contradicción cuando el dicho liberal no viene de una familia adinerada y tiene o ha tenido que disfrutar de servicios públicos, principalmente por no poder permitirse disfrutarlos del sector privado, no existiría tal contradicción si la única alternativa fuera el sector público, pero cuando existen opciones del sector privado que ellos mismos califican erróneamente de ineficaces ¿por qué aun existiendo alternativa privadas deciden optar por el sector público? La respuesta es fácil, ya sea por la sí eficacia de lo público al contar con trabajadores que han tenido que pasar una oposición y tener la experiencia de la gran afluencia de “clientes” que soporta y/o por el escaso poder adquisitivo del que dispone este liberal teniendo que refugiarse, este escaso poder adquisitivo a causa del sistema que defienden que permite ser pagados por su trabajo por un sueldo mínimo, aunque ellos argumentarán que su escaso poder adquisitivo y el elevado precio de lo privado que no pueden permitirse es por los impuestos que reducen su sueldo y encarecen los precios, sin tener en cuenta que esos impuestos han hecho posible que él y otros en condiciones como él o peores puedan disfrutar de dichos servicios, que los servicios privados alternativos disfrutan de ayudas públicas que salen de esos impuestos, pagando la sanidad pública un 10,5 % de su presupuesto a la sanidad privada y en 2010 el 58,8 % de los ingresos de la educación privada provenía de las arcas públicas siendo un 75,7 % para centros concertados y un 10,5 % para los no concertados, a todo esto también hay que añadir el clasismo que quieren mantener algunos de estos centros poniendo precios para alejar a personas de clase baja.

Vemos con frecuencia como algunos liberales mencionados en el párrafo anterior defienden cierto nivel de intervención estatal, dejando de lado su pureza ideológica para defender el estatismo solo hasta el punto en el que ellos lo disfruten o lo hayan disfrutado en su día, estando en contra de toda ayuda que él no necesite, no haya necesitado ni vaya a necesitar, de tal forma que está en contra de que se dé ayudas a quien esté más necesitado que él o en una situación no equivalente a la suya a la hora de recibir cierta ayuda o servicio público ya que eso no le beneficia en nada, volviendo a ver como el liberal centra su ideología en su beneficio personal. ¿Acaso el liberal se cree que él se esfuerza y los que están en peores condiciones es porque no se han esforzado tanto como él?, si es así y es consecuente ¿creerá que él no se ha esforzado lo suficiente y por eso ha tenido que disfrutar de lo público? Evidentemente los liberales que disfrutan de las desigualdades en su posición privilegiada del sistema no se ven en esta tesitura ya que ellos no han necesitado de lo público, ya que sus familias han podido costearles sus estudios sin tener que siquiera que trabajar, como muchos alumnos de universidades públicas, para pagar dichos estudios. Todos estos liberales carecen de la empatía suficiente para defender la ayuda a quien está por debajo suya, alegando que no se esfuerzan lo suficiente o a su falta de riesgo y emprendimiento, negando los derechos básicos de cualquier persona para otorgar privilegios a unos pocos privilegiados entre los que obviamente se encuentran ellos, mientras condenan a los pobres al no permitirles estudiar a no poder escalar en esa pirámide social y tener la facilidad de cambiar de clase.

“No creamos este medicamento para los indios, sino para los occidentales que pueden pagarlo” consejero delegado de Bayer, Marijn Dekkers.

  • Ética liberal

Cuántas veces hemos visto a los liberales criticar a los que se oponen a la explotación infantil alegando que si criticas la explotación laboral e infantil cometida por las empresas no puedes consumir los productos de estas empresas, un argumento bastante infantil si tenemos en cuenta la dificultad de saber las condiciones de los trabajadores que han participado en la elaboración del producto a consumir y de encontrar empresas que tenga cierta ética respecto a sus trabajadores, porque no podemos exigir al vendedor que nos facilite antes de comprar una mercancía un listado con las condiciones laborales de todo los trabajadores que han participado en todos los procesos de producción, por lo que muchas veces tenemos que resignarnos y consumir mercancías en las que no estamos de acuerdo en la forma en la que se ha hecho realidad, pero esto no puede ser un impedimento para poder criticar estas formas para poder presionar para cambiarlas, aunque sí es verdad que la mejor forma de presionar sería disminuir o dejar de consumir sus mercancías, pero “gracias” a que estas empresas pagan poco a sus trabajadores,  sus productos se venden a bajo coste siendo la alternativa más viable para la mayoría de la población, ya que detrás estos productos hay dos pobres: el que lo fabrica y el que lo consume. Volvemos, una vez más, a ver lo falsa que es la libertad que proclaman, negándote la libertad de consumir si no te subyugas al capitalismo evitando cualquier crítica hacia él, mientras solo están a tu disposición, por tu capacidad económica, los productos a bajo coste que están directamente relacionados con los bajos sueldos y la explotación laboral, viendo que con escasa alternativas la libertad es reducida. Por otro lado, si como ellos dicen, no puedes criticar que se explote a niños y al resto de personas si consumes sus productos y ellos, no solo no lo critican, sino que también los consumen y defienden, podemos dar por hecho que ellos están a favor de tales explotaciones, por lo que así disfrutan de toda la libertad de consumir lo que ellos quieran sin ningún impedimento moral, lo mismo cuando hablan de libertad se refieren a la libertad de no tener principios. Estos argumentos son similares a los utilizados por los defensores de la tauromaquia, que te critican si estás en contra de ella mientras consumes productos de origen animal, alegando con razón los malos tratos que reciben los animales usados para consumo a niveles industriales, pero ellos que sí apoyan la tauromaquia sí pueden consumir productos de origen animal aunque hayan afirmado los malos tratos que reciben, es bastante curioso ver a estos grupos defender sus acciones inmorales achacando a sus críticos de cometer otras acciones también inmorales, pero que ellos también cometen, es como si aceptaran su inmoralidad y escudarse aceptando solo la crítica de quien esté totalmente libre de cualquier pecado, o sea de nadie.

Los liberales suelen manifestar que están en contra de la violencia, pero solo si consideramos la violencia como agresión física y dependiendo que quién la cometa, se olvidan de las otras formas diversas de violencia existente ya que el sistema que defienden utilizan la violencia al someter a poblaciones enteras para obtener mano de obra barata al igual que los abusos que se cometen en todos los lugares del mundo sobre la clase obrera para obtener el mayor beneficio posible de ella sin que esta obtenga ningún provecho, y sí, subyugar a otros creando a estos una necesidad y pobreza de la cual aprovecharse, obligándolos a obedecer unas características laborales y sociales nocivas para la salud (física, mental y social), es también violencia, por lo tanto están en contra de la violencia que no cometen ellos, de la violencia que le puede quitar sus métodos de subyugación, para ellos violencia es la resistencia a su violencia, pregonan un pacifismo que solo debe practicar el oprimido y es solo y exclusivamente en esa violencia en la que están en contra, la que se produce desde abajo hacia arriba, para ellos no es violencia que te desahucien, pero sí lo es que te resista a que te dejen sin casa. Volviendo a su insignia, la libertad, ¿qué libertad tiene la persona sometida por el sistema?, ¿el arrebato de libertad tan primaria no es violencia para ellos?, ¿qué libertad tiene una persona que no puede responder a la violencia que recibe? Pues seguimos viendo como la libertad para ellos es solo un medio para arrebatársela a otros.

“El pacifismo y la prédica abstracta de la paz son una forma de embaucar a la clase obrera y que no se rebele contra su opresor”. Vladimir Lenin.

Y su incoherencia sobre la violencia podemos verla en casos concretos como cuando llaman presos políticos a personajes que tacharían de terroristas en su propio país o en cualquier otro país capitalista como en el famoso caso de Leopoldo López, al que llaman preso político obviando que encabezó una marcha que propició un golpe de Estado y secuestro del entonces presidente de Venezuela Hugo Chávez, también participando en la detención ilegal del ministro para entonces de Interior y Justicia, aun así Chávez le otorgó una amnistía liberándole de cargos, pero López no le bastó y años después llamó a la conocida como “La salida”, en la que se cobro más de 40 muertes, decenas de heridos y numerosos destrozos, hay que mencionar que en España, donde los medios le llaman preso político, que en el Código Penal en el artículo 18 hace mención a la provocación, que vendría a ser cuando por medio de cualquier medio de difusión o ante una multitud de personas  a cometer un delito, que sería una figura autónoma, pero si esa provocación, como fue el caso, se materializa se le castigará inductor que es una forma de autoría según el artículo 28 del mismo código, por lo tanto en España hubiera sido penado por la autoría de la muerte de más de 40 personas y nadie hablaría de preso político, pero al ser un político de extrema derecha el concepto de la violencia cambia, a esto hay que sumarle la gran cantidad de violencia y asesinatos que comete la llamada oposición venezolana la cual es silenciada por los medios capitalistas y justificada por los derechistas. También debemos hacernos eco de los casos de violencia en nuestro propio país, en el que su actitud hacia diversos actos de violencia análogos cambia, por ejemplo cuando los ultras de extrema derecha del Atlético de Madrid asesinaron a un aficionado de izquierdas del Deportivo de La Coruña, les pareció justificable porque según ellos, aunque hay bastantes pruebas de su falsedad, quedaron para pegarse lo cual lo hace legítimo, pero en el reciente caso en el que un grupo de jóvenes de corte antifascista pegaron, que no llegaron a asesinar ni de lejos como en el caso anterior, a una conocida cabecilla de un grupo nazi de Murcia, llamada La Intocable, conocida por sus agresiones homofóbicas y racistas, aun así para ellos la violencia sobre ella es injustificada al nivel de las cometidas por ella, claro está que cuando son cometidas por ella o sus compañeros nazis no se pronuncian nunca.

Visto lo visto hagamos mención de la “amistad” de los liberales con el fascismo, bien conocido por la libertad que promueven, porque aunque se digan que están en contra de todos los autoritarismos, excepto por el del capital. Se nos es frecuente ver a ambas ideologías coquetear, ver a políticos que cambian de partidos definidos de una ideología a la de la otra sin extrañarnos lo más mínimo, y sobre todo les vemos unirse para combatir todo avance obrero. En ocasiones vemos como se critican unos a otros, pero no lo hacen con el fin de luchar contra la otra ideología, los fascistas cuando critican el capitalismo lo hacen para atraer a la población que ya está opuesta a él, pero para evitar que esta población simpatice con otra ideología que sea de izquierdas y cuando un liberal ataca al fascismo no lo hace exclusivamente, siempre ataca a la vez al socialismo o comunismo, usando la ya oposición al fascismo que existe en la población para traspasarlo al comunismo o socialismo alegando que son lo mismo o análogos con la famosa frase de “todos los extremismos son malos”, cuando en realidad el liberalismo sería el extremismo opuesto al comunismo, siendo uno la socialización de los medios de producción y el otro su privatización, por lo que solo critican al fascismo para hacerlo directa o indirectamente también del comunismo. Por lo que vemos que utilizan sus criticas entre ellos para evitar que la población engrose las filas izquierdistas. Siguiendo esta línea vemos como los liberales no dudan en sacar dientes cuando un socialista critica el fascismo como si la crítica fuera hacia ellos, de tal forma que quien se opone al fascismo de verdad es la izquierda y no los liberales que comparten trinchera con ellos para combatir a la izquierda dejando entredicho su lucha por la libertad, pero no debe extrañarnos nada de esto, ya que el fin de ambos es el mismo: la de anteponer a una clase minoritaria sobre el resto, solo que usan métodos diferentes para ello. En España se podría utilizar una frase que sería “los liberales de hoy son los fascistas de ayer” ya que la gran mayoría de empresarios que con la transición se subieron al carro del liberalismo, sus inicios empezaron en el franquismo, fue este el que les dio su poder actual y la capacidad de enriquecerse como lo hacen hoy, por eso aunque su sistema predilecto sea el capitalismo que les permite enriquecerse sin límites, el fascismo siempre ocupará un lugar en su corazón como el hogar en el que se criaron y les dio la capacidad de ser lo que son hoy.

“Ningún gobierno lucha contra el fascismo para destruirlo. Cuando la burguesía ve que el poder se le escapa de sus manos, alza el fascismo para mantener sus privilegios”. José Buenaventura Durruti.

Sobre su simpatía a lo que critican con la boca pequeña que hemos visto en el párrafo anterior continuamos hablando cuando se habla del país que abandera el capitalismo, EE. UU., refiriéndonos a su intervencionismo en áreas internacionales, lo cual critican alegando que esas intervenciones ya sean militares, económicas como los bloqueos, formando y financiando terroristas, espionaje, etc. son antiliberales, pero esto no impide que este intervencionismo sea su mayor valedor ya que es gracias e él que los países que se oponen al liberalismo, y por siguiente la sumisión al imperialismo norteamericano ya que ellos controlan la mayor parte del mercado, se ven condenados a cierto fracaso, aunque logren grandes avances sociales para toda su población y no solo para una parte minoritaria y ruidosa no tienen los medios para competir económicamente contra los países favorecidos del sistema capitalista, evidentemente barren a los países de dicho sistema que se ven obligados a servir a los países ricos, y de estos datos y comparaciones se valen los liberales para reforzar sus argumentos, en la comparación de países en contra del liberalismo con los más favorecidos del sistema capitalista, pero esta comparación la hacen o exclusivamente en lo económico o comparando a la clase social más favorecida del país capitalista con la clase social base del país al que se oponen obviando varios datos haciendo gala de su método más fuerte de argumentación: el de las medias verdades. Datos como los daros sociales alcanzados por dicho país desde su oposición al capitalismo al igual que los datos anteriores a esa oposición, obvian el contexto del país como es la localización territorial, su cultura, historia… llegando a comparar países caribeños como Venezuela o Cuba con países nórdicos, en vez de compararlos con sus países fronterizos que sí se someten al capitalismo Haití, Guatemala, Costa Rica… claro está que la pobreza de estos países mencionados no les importa, parece que solo se preocupan por la supuesta pobreza de los países anticapitalistas ¡qué gran corazón!, una lástima que no se preocupen también por la pobreza que genera su sistema en otros países de este. También obvian las adversidades que las potencias capitalistas ponen a estos países anticapitalistas. ¿Dónde está la libertad de cualquier país a autodeterminar su forma de gobierno y económica?, si de verdad no funcionan ¿por qué se les pone trabas si solas deberían fracasar?, si están en contra de estas trabas ¿por qué se aprovechan de ellas para fortalecer sus argumentos y no se oponen firmemente a ellas? Las respuestas a estas preguntas son fáciles: el poder económico vale mucho más que la verdad, ya que su sistema no solo empobrece a un gran número de países que de su sistema para esclavizarlos, sino que también se esfuerzan en empobrecer a los que se anteponen a su sistema para que prevalezca su opresión sobre el resto.

  • El individualismo

El liberalismo se refuerza en el individualismo haciendo que los miembros de la clase obrera se olviden del colectivo e incluso que lo aborrezcan pensando en ellos exclusivamente, soñando con su autorrealización sin pensar en el daño que pueda suponer a terceros dicha consecución. Esto se utiliza para debilitar a la clase obrera “desde dentro” dándole la esperanza de cumplir sueños ambiciosos a los más egoístas, pero no la posibilidad de alcanzarlos, debilitan la lucha colectiva que históricamente sí ha cumplido objetivos que han favorecido al colectivo en el que pertenecen estos individuos que se evaden de él y por lo tanto perjudicándoles directamente y a la vez perjudicándoles indirectamente al no poder cumplir sus objetivos individuales al no tener la fuerza suficiente para competir al haberse emancipado de la lucha colectiva, tan solo pudiendo alcanzar en el ascenso social soñado el punto en el que a las élites más les beneficie su posición, es decir, todo lo que pueda conseguir el individuo es lo que le permitan los que están por encima en la pirámide social dependiendo de lo que les pueda aportar. Sin embargo ellos, aun hablando de individualismo, sí se unen para obtener mayores privilegios y beneficios, porque si se tienen que aliar para arrebatar derechos a los trabajadores no dudan en hacerlo ya que su fin es ese, ganar todo el dinero posible.

Relacionan la libertad con el individualismo, tanto libre eres tanto individual seas y diferente a tu entorno, cuando en realidad de esta forma solo te evades de la influencia de tu entorno, pero eso no quiere decir que no seas sensible a ninguna otra influencia, siendo la influencia a la que te sometes, aceptando el individualismo que profesan, la de ellos, la de los capitalistas, adquiriendo una actitud fuera de tu realidad y que les beneficia a ellos y no a ti.

Toda esta exaltación del individualismo olvida o quiere olvidar que vivimos en una sociedad y nuestros logros individuales son posibles gracias a ella, gracias a la educación, materiales, avances… que nos da la sociedad, ¿o algún individualista cree que sus logros salen de la nada? Debe ser que sí, ya que cualquier empresario o banquero, aunque herede un banco o una empresa, para ellos “partió de cero”. La realidad es bastante distinta, teniendo que depender de la sociedad tanto para crear como para consumir su creación, incluso, si lo miramos fríamente, hasta para ascender en la pirámide social se necesita de una sociedad que componga esa pirámide. La verdad es que todos nos debemos a la sociedad en cuanto que todo lo que somos y tenemos nos lo ha dado de diversas formas la sociedad como nuestra vivienda, alimentos, educación, vestimenta, nuestros gustos y preferencias… ¡todo!, evidentemente no nos lo da gratis, es verdad que sin nuestro esfuerzo individual la mayoría de ellas no las disfrutaríamos, y es más, nuestro esfuerzo y acciones participan en la contribución para que otros puedan disfrutar de ellas también, creando una simbiosis Sociedad-individuos, en la que la sociedad, al ser la suma de ellos, necesita de individuos y los individuos de la sociedad, pero sin olvidar que ningún individuo es imprescindible para la sociedad, pero que sin embargo la sociedad sí es imprescindible para el individuo. Y de todo esto partimos al egoísmo del liberal al pensar que sus creaciones le pertenecen al completo, sin deberse en nada a la sociedad que le ha dado todo para dicha creación, queriendo enriquecerse con ella y ponerse por encima del resto cuando en realidad él ha sido una inversión de la sociedad, es decir, es como cuando un equipo de fútbol forma en su cantera a un futbolista y llega un momento en el que este devuelve el “favor” jugando y contribuyendo con victorias por el bien del equipo, claro que no lo hace gratis sino que el equipo también le paga por ello creando un binomio clave entre futbolista y club, el individuo “emprendedor” debe ser recompensado por su “creación”, pero no rebasar los límites sociales, es decir, que esa recompensa no prive a la sociedad de disfrutar de ella, que su exclusivo fin no sea enriquecerse sin importarle el resto de la sociedad, sino que lo deje a su disposición y esta se lo pague en su justa medida, esta justa medida sería la que no comprometiera a la sociedad, pero que sí incite a seguir creando y emprendiendo.

Uno no debe dejarse engañar y pensar que la sociedad y la colectivización eliminan al individuo de su libre albedrío creando un autómata, sino que desde su libertad y creatividad pueda llegar a su máximo esplendor con ayuda del resto de la sociedad al igual que él está ayudando indirectamente al resto de la sociedad y al resto de individuos, ya sea con sus creaciones, ideas, ejemplo, errores…, es decir, la sociedad ayuda e inspira al individuo en su creatividad y el individuo desde ella inspira y ayuda al resto de individuos, y esto solo es posible si ninguna de las dos partes se aprovecha de la otra, por eso cualquier innovación va acorde con la época, cultura del lugar, valores predominantes, etc. porque es la sociedad la fuente de nuestro individualismo. Tan solo un individuo no se debería a la sociedad si se hubiera criado alejado de ella como en un bosque, donde todos sus pensamientos, todos sus brotes imaginarios, todo lo que hiciera surgiera de él mismo y de su libre albedrío al no tener ningún tipo de influencia de la sociedad.

Algún día entenderá esta egoísta sociedad que si cada individuo sirve al resto de personas por delante de sí mismo a la vez será servido por el resto de la sociedad, por cada individuo, con el mismo ahínco que sirve él.

Anuncios