Los medios de manipulación

Incluso la persona más precavida ante la manipulación constante de los medios de comunicación es capaz de ceder ante el movimiento social que emprenden dichos medios, ya que, si son capaces de imponer en una mayoría social un pensamiento, no es difícil ver a cualquier individuo seguir el flujo social, no por los medios, sino por su entorno, ya que el individuo no quiere confrontarse a los suyos por un lado, y acepta la opinión de la mayoría como legítima sin saber que esa opinión ha sido creada por los medios de los que está prevenido, por otro.

Por esta razón, hay que estar prevenido a cualquier tipo de información, venga de donde venga, ya que el poder de influencia de los medios es extenso, y no se nos es fácil saber si su origen es fiable, la duda nos hará libres.

Aquí expongo unas bases sobre los medios para estar protegidos ante sus manipulaciones, y que su libertad de expresión no sea usada para arrebataros la vuestra, el artículo está plagado de enlaces que secundan la información que doy, invito a visitarlos aunque sea solo en modo comprobatorio.

“La manipulación mediática hace más daño que la bomba atómica, porque destruye los cerebros” Noam Chomsky.

La realidad de los grandes medios

La información forma a las personas, le otorga unos conocimientos que forman su conciencia y forma de ver el mundo. Los mass media se encargan de que tal formación sea la que más les interese a sus dueños, o sea a quien difunde dicha información. Sabemos que los medios de comunicación son de propiedad privada, empresas creadas principalmente para lo que son las empresas, generar beneficios a sus dueños. Estas empresas generalmente son creadas con capital de origen privado y en gran cantidad. Los medios de información más influyentes y usados son la televisión y periódicos, estos últimos empezando a ser más utilizados en formato digital. Estos medios son los encargados de difundir la información a la población y formar la opinión pública, deberían ser desinteresados y objetivos, pero es difícil serlo cuando por un lado bancos y empresas privadas tienen una gran cantidad de acciones en estos medios, haciéndose con potestad suficiente para intervenir en las publicaciones de dichos medios, (podemos hacernos una idea de la distribución de las acciones de los medios de comunicación aquí: Los dueños de la información) y por otro lado gran parte de la financiación de estos medios viene de la publicidad que emiten, debiéndose a las empresas que consumen su espacio publicitario. Incluso dando noticias pagadas por empresas sobre temas que les interesa a estas, donde vemos con frecuencia que cambian titulares y noticias por las presiones de las empresas. Añadiendo las ayudas a los medios que reparte el Gobierno de turno, cuanto más les beneficie su información, más ayudas recibirán, siendo obvio que a la información que van a difundir va a ser la que beneficie a quien les paga.

Estos medios tienen cierto poder e influencia a base de una gran concentración de capital, evitando así la creación de un medio independiente que pueda informar al nivel de estos medios sin deberse a los grandes capitales. Por lo tanto el dinero determinará a cuanta población pueda llegar la información de los medios, construyendo un monopolio de la información.

Estas empresas privadas tienen como objetivo, y la necesidad, de ganar dinero, principalmente lo hacen a través de los anuncios. Las empresas se anuncian para vender más, quieren que sus anuncios se vean, por lo tanto quieren que el medio donde se publiciten tenga espectadores. El medio se debe por un lado a los espectadores que le consiguen anunciantes, y por otro lado a sus verdaderos consumidores, y a los que de verdad se debe, las empresas anunciantes. Las empresas, como ya hemos dicho, se publicitan para vender más, por ello necesitan que los medios no solo den una buena imagen de estas, sino que omitan de la mejor manera los trapos sucios de estas, como en el caso de Coca-cola, la compañía de refrescos que llevó a cabo un ERE, siendo una de las empresas más grandes del mundo, incluso desobedeciendo una orden judicial, sin que esto tuviera gran difusión en los medios de comunicación. La misión del medio es atraer a la mayor cantidad de público posible, ya sea con programas, series, películas, realities, etc. o con titulares llamativos, o noticias populistas o folklóricas, y dentro del confort del espectador entrelazan e introducen anuncios dentro de estos cebos de atención.

Los medios se deben al sistema, el cual les hace poderosos, a ellos y a sus anunciantes, por eso tienen la intención de usar su influencia en las masas para mantenerlo, llevando a la población a una necesidad de consumo autodestructivo inherente al capitalismo, que lleva a la gente a consumir más de lo que necesita llevándola a la pobreza, para luego culpar a la gente por hacerlo.

Adulteración de la realidad

Se podría decir que los medios tienen la intención de atraer al espectador para después manipularle, cuanta más población puedan manipular, más dueños serán del pensamiento general de la población. Son capaces de hacer que la población odie o ame a una persona, como un jugador de fútbol o una cantante, como a una institución, a una idea, a un país, etc. Hemos visto como personajes populares han roto con sus parejas por la intervención de la prensa en su vida, e incluso, hay caso en los que se ha llegado al suicidio. El cuarto poder es el más poderoso ya que maneja al pueblo, el verdadero poder.

“Los medios de comunicación son la entidad más poderosa de la tierra. Ellos tienen el poder de hacer culpable al inocente e inocente al culpable, y éste es el poder. Porque ellos controlan la mente de las masas” Malcom X.

Este poder ha sido utilizado para justificar guerras con fines egoístas, como la Guerra de Irak, o golpes de estado, como el sucedido en Ucrania, o los repetidos en Venezuela, legitimando gobiernos impuestos,  llegando incluso a apoyar a conocidos terroristas antes de ser considerados como tales, como en oriente medio, cuando apoyaron las primaveras árabes para derrocar a los Gobiernos de Libia y Siria, creando el conocido grupo terrorista Estado Islámico, y yendo un poco más lejos en el tiempo, apoyando a Bin Laden cuando luchaba contra la URSS, en su ambición de criminalizar al comunismo.

Recorte prensa internacional
Recorte El País
Recorte de El Mundo

(Para ver más de la evolución de los medios respecto al Estado Islámico o ISIS, antiguamente denominados Rebeldes Sirios, lea esta línea en Twitter de @ju1:  tuits de profe Rojo donde desenmascara a los medios sobre el Daesh).

Esto no se consigue solo hablando bien o mal sobre el tema del que quieran influir, de esta forma la gente podría deducir que es solo opinión y podrían ignorarla sacando sus propias conclusiones. Lo consiguen con métodos estudiados y premeditados para conseguir sus fines.

Exponemos algunos de los métodos más utilizados para dicha manipulación:

-Ocultando información. Es muy corriente ver como se le dedica más tiempo en los informativos a noticias banales como que llueve en Murcia o que hace frío en invierno, que a las noticias más trascendentales. Informan de datos superficiales de tal manera que les queda poco tiempo en el resto del informativo para noticias más importantes y así dar datos ambiguos y escasos para que la población tenga poca información sobre los temas a tratar y así manipularla más fácilmente.

Un ejemplo claro ha sido “La “La Salida”, disturbios agresivos promovidos por la oposición venezolana, durante los cuales murieron 41 persona, de las cuales solo 6 fueron a manos de la policía. Los medios informan de los muertos, pero no especifican las condiciones, haciendo que el espectador dé por hecho que las 41 muertes han sido a manos del Gobierno, cuando ha sido al contrario, así consiguen que la escasa información beneficie a sus intereses.

-Repetir una información en exceso. Esto se utiliza tanto para una noticia positiva cuando se trata de un sujeto al que son partidarios los medios, como negativa para el sujeto con el cual discrepan. Tiene como misión que el espectador no olvide la acción por un lado, y por otro exagerar esa acción al verla constantemente.

Un ejemplo claro se da en el fútbol, donde los buenos actos como controles, goles y paradas de los jugadores que apoyan son repetidos hasta que el espectador se los sepa de memoria, y cuando el jugador no es de su agrado se repiten sus malos gestos, fallos, entradas…

Evidentemente también lo vemos en la política, cuando una frase de un político con el que no promulgan la repiten hasta la saciedad, aunque esté sacada de contexto, y cuando un político con el que promulgan hace o dice algo que puede llevar a la opinión pública en su contra, lo comentan parcialmente si es que lo llegan a hacer.

-Mezclar información con opinión. De esta forma consiguen que el espectador asimile la noticia como ellos quieren, evitando la libre interpretación de la noticia, es decir, dan una noticia mientras la mezclan con apreciaciones personales de tal forma que el espectador, a partir de dichas apreciaciones, determine si está a favor de lo informado o en su contra.

-Cambiar el orden de los sucesos. No da la misma impresión ver primero la reacción y posteriormente la acción desencadenante, que verla por el orden cronológico real. Hacer esto tiene como intención dar más importancia a uno de los sucesos respecto al otro. Esto lo suelen mezclar con otros métodos.

-El lenguaje (el más utilizado). Juegan con el  lenguaje, a veces con un  lenguaje confuso, por ejemplo cuando llaman a un país del que no son partidarios “régimen”, cuando según la RAE “Régimen: Sistema político por el que se rige una nación”. Por el desconocimiento general del significado, logran que la gente crea que democracias son dictaduras sin tener que llamárselo, evitan mentir para poder engañar a la población.

“La herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras” Philip k. Dick.

También a la hora de referirse a un hecho, por ejemplo, en el conflicto entre Palestina e Israel (ya que simpatizan con un país que ha matado a unos tres mil  niños en diecisiete años), los palestinos mueren a causa de ataques de Israel y los israelíes los matan los palestinos. Dando una visión más agresiva del que mata, y también una visión accidental por parte del conflicto del que muere, aunque esto sucede en más ámbitos, llegando a hacerlo con las agresiones machistas como podemos ver:

También vemos como tachan acciones que no apoyan como a manos de “antisistemas”, “radicales” y “extremistas”, consiguiendo que la población se aparte y tenga mala imagen de cualquier persona que esté en contra del sistema, o tenga una ideología extremista sin que estos conozcan las intenciones de los radicales y antisistemas mencionados, solo tienen la percepción que los medios les han dado de ellos. También vemos como tienen la facilidad de denominar a cualquier corriente política de izquierdas de “comunismo” para que no se sepa con exactitud lo qué es y así nadie pueda simpatizar con ello.

Ya que son tan numerosos, otro ejemplo, para que no se diga que faltan:

Recorte de El País

Bueno, vemos que en lo relativo a manipular a través del lenguaje no se cortan ni un poco, solo he recopilado una ínfima información sobre cómo lo hacen.

-No desmentir informaciones falsas. Cuando una información les conviene, la emiten sin contrastar si es real o no, en los casos que resulta que no son reales ejercen dos formas de actuar, una es no desmintiendo esa falsa información que se dio, y otra es hacerlo de una forma disimulada y tímida, de tal forma que el espectador no la recepte, o no le dé la importancia debida y mantener la mentira en la sociedad con la conciencia limpia por haberla desmentido.

No es lo mismo dar una noticia en una portada donde todo el mundo la ve, que luego, al ser mentira, desmentirla con letra pequeña en el interior del periódico donde pocos se van a percatar de ello, de tal forma mantienen la mentira en la sociedad habiendo ellos hecho lo “correcto” al desmentirla.

-Usar en un conflicto una sola fuente de información. Cuando hay un conflicto y los medios apoyan a un bando, dan como verdad absoluta las informaciones del bando aliado o con el que simpatizan, sin aportar ninguna prueba al respecto, parece que no les hace falta para concluir si es verdad o mentira. Abusan de la confianza de la población a los medios para conducir la opinión general al interés de los medios.

-Mentir. Aunque normalmente no les es necesario, suelen mentir en documentales e informativos. Sobre todo sobre países de los que hay poca información en la sociedad o estén disueltos, de tal forma que estos países no se puedan defender de tales difamaciones y la población apenas tenga medios para contrastar.

Vemos como también mienten sobre lo que pasa en nuestro propio país, sobre lo que tenemos delante de nuestros ojos, ¿qué hace que no puedan hacerlo sobre otros países y sobre hechos históricos? Nada, la libertad de prensa y expresión parece que les da vía libre para ello.

Sobre un país del que se aprovechan para mentir sin saciarse es la RPDC (Corea del Norte), aprovechan su hermetismo para inventar y promulgar noticias que parecen sacadas de ciencia ficción sin contrastar nada. Con este país vemos que utilizan todos los métodos mencionados, la ingnorancia popular sobre él les da total libertad de hacer lo que quieran. Por eso vemos cómo resucitan norcoreanos ejecutados, cómo noticias que parecían falsas al final sí resultaban falsas, y un largo etc.

-Imponer una tendencia social. No se nos hace raro ver en los informativos como salen a la calle a preguntar la opinión de la gente, dando la casualidad que la gran mayoría, si no todos, de los entrevistados piensan similar al medio. Es evidente que no solo emiten las opiniones que les son convenientes, sino que además se han dado casos de cortar las frases de los entrevistados para que parezca que dicen lo contrario, recortar una frase no es mentir, es manipular, cosa que les gusta mucho. Este método les interesa mucho, ya que consiguen encarrilar la opinión general, ya que la gente no quiere ser excluida por sus iguales ni entrar en conflicto con ellos, por ello acepta la supuesta opinión general como la única razonable. “Si lo piensan todos, por algo será”.

También se puede ver en los debates televisivos, como los colaboradores son afines a la ideología de la cadena (alguno más liberal, otro más conservador…, pero dentro de los limites ideológicos que marca la cadena), mientras tienen invitados que refuerzan la opinión o idea de la cadena, apoyada por estos colaboradores, pero las pocas veces que invitan a uno que piensa diferente se tiene que enfrentar a todos ellos. No es lógico que haya seis tertulianos (por poner un número) que piensen similar, con sus ciertas diferencias para crear cierto debate dentro de unos límites, y que lleven a un invitado que piense de forma totalmente opuesta y se tenga que enfrentar a esos seis, no es un debate, es un linchamiento.

-Centrar el foco de atención. Los informativos llegan a ser monotemáticos cuando quieren tener a la población centrada en un tema, evitando hablar de otros, incluso más importantes, y aún dedicándole mucho tiempo a estos temas, no son tan claros como deberían, creando en la población una atención desmesurada sobre dicho tema, pero creando la confusión suficiente para que la opinión se rija por sus intereses.

Hemos visto en los medios de comunicación españoles como se habla es exceso de países con gobiernos socialdemócratas como Venezuela o Gracia, sobre todo Venezuela siendo incluso tema de debate en el Congreso cada vez que al Gobierno español se  le destapa algún caso de corrupción, incluso dándole más importancia que a su propio país, desviando la atención de las carencias de este. Mientras se evita hablar de países como Arabia Saudí, uno de los países con más represivos del mundo, pero la monarquía española es amiga de la monarquía saudí y, además, del interés de no enemistarse con ella por su exportación de petróleo e importación de armas (aunque estén cometiendo crímenes de guerra en Yemen y las ejecuciones allí sean semanales y reales, no como en Corea del Norte).

Por lo que vemos que los Derechos Humanos no les interesan tanto como parece cuando hablan de determinados países, más bien lo que les interesa son los beneficios que pueden sacar de un país y de otro.

“La opinión pública está influida por los medios de comunicación y los medios están en manos de quienes mandan y los que mandan favorecen a los que dicen lo que a ellos les conviene y borran todo lo que no les conviene. Así que la opinión pública es, sobre todo, opinión mediática” José Luis Sampedro.

Revolución de la información.

Después de que los grandes medios de comunicación se hicieran con el monopolio de la información, ya que gracias a su progresivo poder han centralizado la información, llegó internet, una vía de escape del pensamiento único y guiado que ha llevado a varias generaciones a estar unidas a su propio sometimiento intelectual.  Ahora con internet (no con las páginas ni diarios digitales de los grandes medios de comunicación) se puede buscar información, datos, estadísticas, opiniones… y poder contrastar con la gran variedad que ofrece internet.

Algunos dirán que internet no es una fuente fiable ¿dirán esto después de ver como continuamente los medios convencionales manipulan y mienten? ¿Qué fiabilidad tienen los medios convencionales si se deben al gran capital? Sin embargo, internet siempre será cuestionado porque está a manos de todos y su publicación en él es libre, pero gracias a esta desconfianza se verá obligado a mostrar muchas gráficas, imágenes, vídeos, fuentes de información, etc. que corroboren su publicación, cosa que los medios convencionales no hacen ya que tienen, de forma ilógica, ganada la confianza de la población.

Pero resulta insuficiente el acceso a internet, ya que resulta más fácil encender la televisión en casa o comprar un periódico y que te den la información organizada y simplificada que buscar en internet páginas o blogs donde se divulgue información alternativa y más concisa con más pruebas que la que aporta los medios convencionales, y esto debido a nuestra costumbre de economizar esfuerzos, para no “pensar” ni cuestionarnos lo que nos dicen, ya que queremos que nos den la información ya masticada, y de esto se aprovechan los medios. Añadiendo el problema de que en los buscadores de internet las primeras opciones a la hora de buscar información son dichos medios, haciendo incluso más difícil la búsqueda de información alternativa.

Los medios de comunicación poderosos aprovechan dicho poder para influenciar en internet lo máximo posible, y así conseguir que solo exista su “verdad”, lo podemos ver cuando se promocionan en buscadores o redes sociales o cuando compran seguidores en estas redes sociales para parecer más transcendentales. Con el dinero que han obtenido a los largo de los años por medio de la publicidad, ahora se publicitan ellos en los medios que aún no tienen controlados, como es internet, para  ir obteniendo poder sobre este y así centralizar, aun más, la información.

De aquí la gran función de las redes sociales, donde puedes encontrar información alternativa y compartirla con tus contactos y opinar sobre ella. Lo malo de esta parte de internet es que, normalmente, quienes leen estos blogs y páginas ya están concienciados y familiarizados son los temas que se traten en ellos, siendo difícil llegar a otras personas que aún no están concienciadas, por lo que internet, por ahora, solo es una vía de escape para quienes buscan.

Y por eso ahora y no antes, las nuevas generaciones empiezan a tener una idea más “radical” (antiguamente los más radicales de izquierdas conseguían sus fuentes ideológicas de sus amigos o familiares, que les facilitaban libros y conocimientos fuera del convencionalismo social implantado por los medios más poderosos), ya que empiezan a tener información de otras vías que no están controladas por los grandes capitales. Al ver que el sistema que contrala la sociedad les intenta negar una libre información, después de presumir constantemente a través de los medios de ser el sistema de la libertad, hace que se radicalice contra el sistema de la fingida libertad, o más bien, contra el sistema de la libertad del dinero.

“El problema no está en las mentiras que los medios de comunicación dominantes dicen. Lo que debemos pensar hoy es cómo decimos y difundimos nosotros la verdad” Fidel Castro.

Los falsos medios alternativos.

Para parar la búsqueda de información de medios alternativos, como lo es internet, y continúen siguiendo la línea informativa general de los medios, se han creado las cadenas progresistas, como lo son LaSexta(perteneciente a Atresmedia) y Cuatro (que pertenece a Mediaset), evitando que la congestión de medios de derechas lleve a la población que simpatiza con la izquierda, o la que no lo hace tanto con la derecha, busquen información por internet y se deshaga su monopolio de la información. Estas cadenas han conseguido su etiqueta de “alternativas”, tan solo metiéndose con las políticas de austeridad y represivas del Gobierno del Partido Popular. Con esta simple acción algunos políticos les han llegado de denominar de ultraizquierda y comunistas, esto sirve para que nos hagamos una idea de la doctrina derechista de las otras cadenas para que estas se ganen esos apelativos solo criticando al Gobierno, pero si alguno de sus trabajadores se “pasa” criticando al Gobierno, estas cadenas les destituye, como le paso a Jesús Cintora, expresentador de Mañanas Cuatro, alegando, la cadena, en un comunicado oficial que  “Mediaset tiene el claro objetivo de informar, que no formar, a los espectadores a través de un pluralismo con el que dar voz a absolutamente todas las opiniones políticas y con unos presentadores que traten la información de manera objetiva“,cuando en realidad lo que quieren evitar es la verdadera pluralidad política, ya que las constantes críticas que reciben los partidos socialdemócratas como Podemos o IU nunca son condenadas por los medios, ni siquiera por la aparente moralista Mediaset, además de no dar voz a otras ideologías fuera del capitalismo. Cuando dicen querer dar pluralidad, en realidad lo que hacen es todo lo contrario.

Estas cadenas progresistas no apoyan ninguna ideología anticapitalista (ya que son medios capitalistas, como hemos visto anteriormente), es más, son las primeras en criticar a los países antiimperialistas situados fuera del sistema capitalista. Vemos cómo son las primeras en criticar los gobiernos de Siria, Libia, Venezuela, Corea del Norte, Cuba…, para justificar invasiones, bombardeos, terrorismo, bloqueos económicos…

Estas cadenas consiguen que la población más simpatizante con la izquierda no llegue a extremizarse, sino que siga una corriente de “izquierdas” dentro del capitalismo como es la socialdemocracia. Que no busquen otras fuentes de información fuera de los medios convencionales, estén en contra de todo ideal antisistema como el comunismo o el anarquismo sin tener que llegar a conocerlo, y, además, que cualquier crítica o información en contra de lo que haga la izquierda, se valore más y se dé más autenticidad a ella, ya que son los medios considerados de izquierdas. Estos medios se hacen pasar por “la izquierda” para mantener a la izquierda cerca de la derecha.

Y así, vistiendo al lobo de cordero, consiguen evitar que gran porcentaje de la población deje de consumir su información centralizada.

Centralización de la información.

Si analizamos la historia de España, antes del franquismo la pluralidad política iba a consecuencia a la pluralidad informativa, y no por casualidad. Existía una gran multitud de periódicos con ideologías diferentes, algunos, entre otros muchos, eran La Vanguardia, ABC, El Sol, La Nación y otros ligados al movimiento obrero, como Mundo Obrero, El Socialista, Tierra y LibertadSolidaridad Obrera. Aunque predominaba un gran analfabetismo en esa época, esta pluralidad informativa/política se veía reflejada en la sociedad, por ejemplo con la gran cantidad de partidos políticos que había en la época, y además estos con gran relevancia.

A día de hoy, la única ideología valida parece ser el capitalismo como sistema económico y el bipartidismo como sistema político. Son los medios quienes establecen la ideología popular y no la ideología popular la que establece la de los medios, de ahí que el sistema beneficie los medios y sus dueños y no al pueblo. Por lo tanto, con la acumulación de capital a manos de los medios capitalistas y las ayudas a manos de la iglesia a medios más conservadores, la ideología predominante en la población es la liberal económica y conservadora en lo social, que es la línea que sigue el partido más votado, el partido de derechas PP (Partido Popular). No es nada extraño que la ideología de los medios coincida con la popular.

La centralización de la información la consiguen los medios expandiéndose, adquiriendo cada vez más poder, haciendo que los pequeños medios que no siguen el capitalismo y no venden espacios publicitarios como esNueva Revolución, no puedan competir y se vean obligados a desaparecer o, al menos, no tener la influencia necesaria. Añadiendo a todo esto, que los medios poderosos tachan de radicales, extremistas, etc. como algo negativo a todas las ideologías de las que no son afines, consiguiendo que la gente se aleje de los pequeños medios que no siguen la línea capitalista derechista, ya que la gente quiere mantener la armonía social y no enfrentarse a la mayoría para no ser excluida de la sociedad.

Hollywood y los documentales.

A los medios hay que añadir el cine, el cual tiene una gran repercusión e influencia en la sociedad. Esta industria principalmente está dominada por Hollywood, la meca del cine. Evidentemente, la industria del cine norteamericano no va a dejar escapar la oportunidad de manipular el mundo a su conveniencia, teniendo la influencia que tiene en él sus películas.

La influencia que ejerce el cine y la Tv viene de la misma forma del sistema. El sistema obliga a la clase obrera (mayoría absoluta de la población) a trabajar muchas horas, con jornadas completas de ocho horas hasta llegar, en algunos casos, a las doce horas diarias, esas horas que le dedica a trabajar e ir al trabajo, se las quita de tener experiencias, llevándole a una monotonía, de la cual, al no tener tiempo, ni dinero, ni fuerzas al estar agotado del trabajo, solo puede salir de ella a través del cine, series, realities… donde se muestra una vida que no tienen, y se evaden con historias de amor, de acción y ficción, con vidas extravagantes y llenas de lujos…, llevando su mente fuera de esa cotidianidad sistemática.

Por lo tanto la gente pasa gran parte de su tiempo viendo la Tv, dando lugar a que esta influya en su forma de pensar e incluso en sus conocimientos. Hollywood ha usado esa influencia para reescribir la historia, sus protagonistas suelen ser norteamericanos o afines a EEUU, protagonistas que resultan buenas personas, con una moral superior, patriotas, y además, atractivos para el espectador. Sus rivales o enemigos pueden ser de países enemigos a EEUU, o norteamericanos que no siguen el dogma estadounidense, todo esto dentro de un conflicto ficticio o histórico adulterado. Esto lleva a la gente a posicionarse al lado de EEUU ante sus rivales en cualquier conflicto real, ya que son los buenos de la película, el espejo donde mirarse.

No podemos olvidarnos de las películas basadas en hechos reales, sí, basadas, que no los hechos reales en sí. Partiendo de ahí cualquier alteración de los hechos en el film serán interpretados como ciertos por los espectadores. Pueden coger cualquier hecho que le interese y tergiversarlo hasta que la historia favorezca sus intereses.

Con el uso de la influencia que disponen, han conseguido que EEUU se atribuya la victoria de la Segunda Guerra Mundial. No solo con el cine, también con comentarios de los personajes dentro de las series de televisión, metiendo propaganda dentro del confort del espectador. También se han llegado a atribuir la victoria de la carrera espacial sin lograr ningún avance tecnológico importante más allá que pisar la Luna.

Sondeo en Francia sobre quién contribuyó más a la victoria de la IIGM en diferentes años

 

Sacrificio humano en la Segunda Guerra Mundial

  

Viñeta sobre los avances en la carrera espacial

 

Vemos cómo Hollywood ha hecho un gran trabajo para sus intereses, reescribiendo la historia.

Las películas se pueden escudar en que son eso, películas, pero tienen el apoyo de documentales creados por las cadenas capitalistas y por canales propagandísticos del régimen norteamericano como el Canal Historia. Al no emitirse en los medios documentales que contradigan el pensamiento único implantado por los medios, es como si no existieran, un documental que cambiaría la opinión de muchos y contrastaría con lo que vemos en los medios cotidianamente sería The War On Democracy, de John Pilger, pero que no veremos en las televisiones.

Los documentales pueden coger una imagen que no dice nada y ponerle una voz en off diciendo lo que quiere que piense el espectador, aun sin que la imagen demuestre lo que se dice en esa voz en off, podrían poner una imagen de una persona sentada cinco minutos y decir que lleva sentada todo el día sin hacer nada, con los datos que dan el espectador cree lo que dice el documental. Además de usar los métodos como: ocultar imágenes y lugares, sacar imágenes de un momento concreto y generalizar diciendo que pasa continuamente, sacar una imagen fuera de contexto, cortar frases de entrevistados, etc. Los documentales, por su duración, su gran número de imágenes (seleccionadas para que el mensaje que se quiere dar sea creíble), la seriedad que quieren transmitir y importancia que se les da desde los medios, hace que puedan manipular de la misma forma que el resto de medios, pero sin que se dude de ellos y consiguiendo su aceptación.

La unión de todo esto hace imposible luchar contra la desinformación. Por lo que concluyo con esta frase de Mark Twain:

Escrito por Jacin Domínguez (@Floresdeacero)

Anuncios